Extraido del blog :

angelcarrascosotos.blogspot.com.es

Autor  Ángel Carrasco Soto.

miércoles, 1 de mayo de 2013 Brujas en Las Pedroñeras ­ Brujería y hechicería en el obispado de Cuenca

550px-El_Aquelarre.jpg
Hace ya un tiempo leí y transcribí este fragmento sobre una caso de brujas en  Las  Pedroñeras  tomado  del  libro  de  Heliodoro  Cordente  Martínez, Brujería  y  hechicería  en  el  obispado  de  Cuenca  (1990),  de  lectura recomendables (aunque lo creo agotado). Se trata de un supuesto caso de brujería de mediados del siglo XVI en nuestro pueblo, que fue tratado por el Santo Oficio y de cuyos pormenores queda constancia en determinados legajos inquisitoriales albergados en el Archivo Diocesano Conquense. El texto es fruto de un trabajo de investigación que hemos de agradecerle a don Heliodoro, de cuyos sonetos dedicados a Pedroñeras ya dejamos constancia en  este  post.  Sobre  los  procesos  inquisitoriales  llevados  a  cabo  en Pedroñeras, remito a esta otra entrada. Os dejo con las palabras y textos acopiados  por  Heliodoro  Cordente.  Por  cierto,  nuestra  iglesia  estaba ultimando su construcción cuando todo esto sucede.
Hacia el año 1567, por toda la comarca belmonteña corría el rumor de que las brujas andaban matando niños por aquella zona e, informando de ello, el Santo Oficio tomó cartas en el asunto y se ordenó recoger declaración a cuantos testigos tuviesen noticias sobre la cuestión y, el día 4 de febrero de 1570, el Comisario de Belmonte mandó llamar a un tal Pedro Yepes, natural de El Toboso de la Orden, quien manifestó que haría como tres años “le dixeron que abía bruxas en aquella tierra” y durante el interrrogatorio a que fue sometido en la villa belmonteña, entre otras cosas dijo lo siguiente:
“e agora el miércoles por la noche que se contaron once del presente mes amanesció el jueves un niño ahogado en Las Pedroñeras y dentro de quinze días a avido otros dos en el mismo pueblo por donde ai escándalo”.

bruja-grabado-de-goya_ampliacion

El 10 de febrero del mismo año, también en Belmonte se tomó declaración a Miguel de Aranda, mancebo, natural de Las Pedroñeras, quien dijo que haría un mes, murió una criatura en Las Pedroñeras, que era hija de Francisco Zavala:
“la qual decían que la hallaron muy negra y por la villa se decía que avía bruxas y al cabo de tres o quatro días estando en su casa como a media noche oyó un ruido en la plaça de la villa en la casa donde bibe este testigo el qual ruido sonaba como que cantavan y relinchavan y que a la sazón se levantó Bartolomé Parrilla su criado y preguntó a este testigo si oía ruido y este testigo le dixo que sí y el dicho Bartolomé Parrilla dixo que yvan bailando e que ansí le paresció… e que hará un mes, estando este testigo moliendo en el molino Texadillo donde es molinero Juan López, dixo cómo una noche antes la mujer de Juan Muñoz estando despierta con una niña sintió que vino una mujer a su casa de noche y que esto lo contó a su marido…”
El  12  de  febrero  fue  llamado  Juan  López,  de  30  años,  vecino  de  Las Pedroñeras, quien, tras jurar en forma, manifestó lo siguiente:
“estando este testigo en la casa de su padre de noche a las once oras estando acostado aunque vestido porque curaba un par de mulas avía cerrado las puertas de su casa y al tiempo que tiene dicho sintió que le descendieron de la cama y lo embolbieron en el establo en el estiércol de la caballeriza, y que lo matrataron y que oyó el ruido y entre los que pudo ver que eran cuatro o cinco o hasta seis mujeres porque este testigo como estaba oscuro no pudo conocer más de que salieron de la dicha casa que les vido las tocas e las puertas abiertas”.

image_content_low_602664_20130523202435
Luego dijo que Diego de Segovia le había comentado que las brujas se le echaron una noche en la cama y le pareció que le querían ahogar.
Pedro  Gómez  de  Villarrobledo,  vecino  de  Las  Pedroñeras,  declaró  que habiendo una criatura en la villa, unos decían que la habían matado las bruxas y otros que había muerto en alguna “landrejilla” y añadió que, cierta noche por Navidad, había oído ruido de gente que bailaba al son de un pandero cerca del horno nuevo por su casa que estaba más abajo de la carnicería.
Catalina Martínez manifestó que estando durmiendo una noche con su hija:
“…sintió cómo se embolvía la ropa de la cama y ansí miró y vido a una mujer a los pies de la cama a la primera esquina de la delantera de la cama y como la vido llamó a su marido dándole vozes para que recordase y que como el dicho Juan Muñoz estaba en otra cama en otro aposento no recordó ni vido nada más que una moça que estava con esta testigo en el aposento…”

Siguió declarando que aquella mujer era una viuda llamada Francisca López que servía al cura de Las Pedroñeras y que hacía pocos días que vino a la villa.
Por su parte, su marido Juan Muñoz manifestó que su mujer le había referido la aparición de una bruja pero que él no había visto nada.
Registradas aquellas declaraciones y, examinadas por los calificadores del Santo Oficio de Cuenca, se dejaron en suspendo por la inconsistencia de las mismas  y  por  la  falta  de  pruebas  y  la  poca  credibilidad  que  ofrecían quedando así zanjado aquel asunto.

 

 

 

Anuncios