Extraído del Blog de Ángel Carrasco Sotos.

http://angelcarrascosotos.blogspot.com.es/2012/03/demonios-en-las-pedroneras-el-extrano.html

jueves, 15 de marzo de 2012
Demonios en Las Pedroñeras: el extraño caso del hermano Solera
Pedroñeras 30 Días, número 57, diciembre 2006
Donde  se  narran  los  extraordinarios  sucesos  que  acontecieron  en nuestro pueblo a finales del siglo XIX y principios del XX.
El caso se cuenta como algo verdaderamente extraordinario, aunque ya son pocos los que lo recuerdan, o son pocos los que lo quieren recordar, pues desde luego los hechos son espeluznantes y no ha de existir alma humana que no sienta al menos un leve estremecimiento de tan sólo oírlos; más aún si los creemos al pie de la letra, como al parecer hemos de hacer, pues la noticia la conocemos a través de personas que lo vivieron muy de cerca, y no lo cuentan como un relato de ficción: muy al contrario, percibimos cómo se les  queda  la  sangre  aún  un  poco  helada  al  recordar  algo  que  ocurrió verdaderamente y que les impone un hondo respeto. La historia tiene sus nombres  propios  y  sus  lugares  documentables.  No  se  trata  de acontecimientos nebulosos de hace siglos; tan sólo tenemos que volver la vista atrás y situarnos en un tiempo a caballo entre los siglos XIX y XX.
Esta historia se ha contado desde siempre en mi familia, y tal como la narraba mi abuelo Antonio, y luego han seguido refiriendo mis tías o mi padre, os la traslado a vosotros, que quizá podáis ampliarla con otros datos que provengan de la memoria de vuestros abuelos.
La historia
pacto_akelarre.jpg
El  protagonista  de  nuestro  “relato  histórico”  –llamémoslo  así–  es  Pedro Solera,  el  hermano  Solera,  un  hombre  normal  como  suele  decirse, campesino, paisano nuestro que, sin buscarlo, se vio involucrado en un acontecimiento que marcó su vida para siempre.
Nos hemos de desplazar al molino del Castillo, o quizá al del Ituelo, ambos en la ribera del río Záncara a su paso por nuestro término municipal. ¿En cuál de los dos debemos centrar nuestra mirada? No lo sé. Lo que sí sabemos es que el instigador de todo ello fue un molinero de la familia de los Huélamos, procedentes de Fuentelespino, cuyo nombre no conozco. No obstante, tengo anotado  en  mis  apuntes  que  los  Huélamos  trabajaron  como  molineros renteros en estos dos molinos (como supo decirme mi amigo José “Molineta”, que de esto algo sabe). El dato es bueno, pero no nos sirve del todo, pues estos molineros a los que me refiero desarrollaron su trabajo en los últimos años en los que tales molinos funcionaron, ya en época de posguerra en el caso del Ituelo, y puesto que los hechos que vamos a narrar sucedieron
unas décadas antes, hemos de concluir a nuestro pesar que ni el nombre del molino podemos aportar con precisión, ya que no sabemos si algún Huélamo trabajaría ya en tales molinos o lo haría en otro de los muchos que había a lo largo del río.
Pero vayamos a los hechos. Tenemos que imaginar a nuestro protagonista, el hermano Solera, acercándose un día con el carro a llevar su grano a uno de estos molinos, como hacía cualquier labrador de la época, para efectuar la molienda, a cambio de ese diez por ciento de maquila que se quedaba el molinero. En cierto momento en que se realizaba este trabajo, el molinero le hizo bajar con cualquier pretexto por una escalera (creo que por vino). Solera bajó, tomó el vino y comenzó a ascender por los escalones. ¡Pero cuál no fue la sorpresa de Solera cuando vio que comenzaron a saltar de un lado a otro de  dicha  escalera  numerosos  gatos,  al  mismo  tiempo  que  se  cruzaban madejas de hilo que le cortaban el paso..! Fue como una bajada a los infiernos,  pues  nadie  manejaba  estos  elementos  que  lo  perturbaron  e hicieron que su corazón se acelerase ante lo desconocido, ante la rareza de aquellos  fenómenos  que  él  no  lograba  explicarse.  Solera  blasfemaba culpando al molinero: ¡Maricón, quítame esto de encima!, decía, sin saber ni siquiera quién era el culpable de todo aquello.
El misterio del canutero 
Despavorido, terminó por subir con el sofoco aún en el cuerpo y preguntó al molinero qué había pasado: todos esos gatos, esos hilos misteriosos que habían creado esa tela de araña ante sus ojos… Fue entonces cuando el molinero, Huélamo, le mostró el canutero, un pequeño canutero de madera como lo eran aquéllos en los que antes se guardaban las agujas. En ese canutero  residía  todo  el  secreto.  Según  le  explicó,  en  él  vivían  unos demonios a los que había que alimentar con papel de plata, ése que se conseguía comprando las antiguas pastillas de chocolate purgante, pues venían envueltas en tal tipo de papel platino, como se le llamaba. Sólo de esta manera, teniéndolos alimentados, tales demonios podrían concederle algunos deseos, y de no ser así éstos “comerían de su cuerpo”. El molinero, que le dijo estar ya cansado del canutero, se lo ofreció a Solera, quien, sintiéndose como Aladino (aunque probablemente ni conocía la historia de este  personaje  de  Las  mil  y  una  noches),  lo  aceptó  encantado  por  su misterio.
A partir de entonces Solera mantuvo en secreto su tesoro, y dicen que nunca quiso alardear de ello. Se cuenta cómo Solera se servía de los poderes de tales demonios para ver a las mujeres “en cueros”, y se narra como hecho memorable aquel día de Carnaval en que era perseguido por la Guardia Civil por  ir  vestido  de  máscara  (cosa  prohibida  durante  algún  tiempo,  como recordarán los mayores), y de un salto subió hasta un tejado y logró burlar a los guardias ante el asombro de lo que nunca habían visto ni verían jamás. Lo observaron, eso sí, casi congelados y atónitos, corriendo por los tejados, saltando de uno a otro con la habilidad de un gato. Luego entró en su casa, se  cambió  de  ropa  y  la  justicia  jamás  llegó  a  saber  quién  fuera  aquel hombre.
El “milagro” de la siega 
Pero es sin duda la hazaña ms comentable entre los viejos aquélla que ocurrió en la finca de Navalcaballo, en la tierra que aún hoy se conoce como Rocha  del  Desafío  (que  quién  sabe  si  no  debe  su  nombre  a  lo  que  a continuación voy a contaros).
Era un día de verano, de calor intensísimo, en el que el hermano Solera y su mujer sudaban a chorros mientras segaban trigo en una tierra a renta en la que habría sembradas cuatro o cinco fanegas de este cereal. La tarde se iba desvaneciendo  y  la  consecución  de  la  tarea  se  hacía  prácticamente imposible.  El  dolor  de  riñones,  la  sequedad  de  boca,  las  fuerzas  ya mermadas sólo invitaban al descanso merecido, pero ahí estaba ese trigo que había que terminar cuanto antes, sobre el que había que adelantar faena. Harto, Solera sacó el canutero, del que aún no tenía noticia su mujer, y le preguntó a ésta: ¿quieres ver cómo se queda todo el trigo segado en un momento? La mujer, incrédula, afirmó como riéndole la broma. Solera abrió el canutero y de él salieron como unos remolinos (los demonios) que a los ojos de la mujer se movían velozmente en el tajo y las manadas de trigo iban quedando amontonadas en las carellanas. Dicen que Solera iba detrás de ellos diciendo “dejarme alguna paja”. Su mujer, espantada, cayó de rodillas sobre el suelo con los brazos en cruz, y fue éste el único lugar que quedó sin segar.
Luego cuentan que Solera mandó a los mozos de Mendizábal, el dueño, que retirasen la mies antes de cuarenta y ocho horas, pues aseguraba que pasado  este  tiempo  la  que  hubiese  quedado  en  la  tierra  ardería  por  sí misma.
¿qué fue del canutero?
Se preguntarán cuál fue la suerte del canutero, qué se hizo de él. Pues dicen que un Solera ya bastante delgado por la acción de los demonios, se cansó de alimentarlos, como antes se había cansado Huélamo, pues cada vez le exigían más platino. Esta vez, en cambio, Solera no siguió el proceder de aquel molinero, y no regaló el canutero a ningún infeliz que tuviese que cargar con él para el resto de su vida, sino que decidió tirarlo a un pozo, que al parecer no fue otro que aquél al que llamaban con el nombre de Pozo Once Deos, hoy desaparecido, en la zona del Coso. El agua de este pozo en ese momento, cuentan, empezó a desbordarse sobre el brocal y  durante un tiempo                                     estuvo  manando  agua  de  él  de  manera  continua,  como  hecho milagroso.
Historias  como  ésta,  cercanas,  conocidas  de  primera  mano,  nos  dejan irremisiblemente helados. Con el tiempo dudamos, terminamos por no creer y arrojamos finalmente de la memoria estas cosas que nos descolocan, o las guardamos bajo siete llaves en el arca del olvido.
En cualquier caso, yo al menos, cada vez que veo uno de esos canuteros me  pregunto                                         si  no  habrá  en  su  interior  alguno  de  esos  malévolos demonietes.  Porque quién sabe si el canutero fue tirado definitivamente a aquel pozo como cuentan o, en cambio, aún sigue pasando de mano en mano,                                                     o  se  encuentra  expuesto  en  cualquier  mercadillo  de  una  ciudad cualquiera,                 invitándonos a abrirlo.
©Ángel Carrasco Sotos.
Anuncios